Saltar al contenido →

Binet, HHhH y la más sincera Historia

hhhhCuando se termina de leer HHhH (2010) se pierde una complicidad, una complicidad placentera, no solo entre lector y autor sino entre persona e historia. Mientras los ojos subrayan cada renglón del libro sucede que quieres que el personaje principal muera y te entrometes, al igual que Binet, en los hechos deseando que sean diferentes, deseando que acabe ya la guerra.

HHhH es una novela histórica escrita por Laurent Binet (París, 1972). El libro ganó los premios Goncourt (2010) y Terenci Moix (2012). El título en clave refiere a lo que se decía en la época nazi en la SS: “Himmlers Him heisst Heydrich” (El cerebro de Himmler es Heydrich).

Heydrich es El Verdugo, La Bestia Rubia, El Carnicero de Praga, uno de los hombres más temidos del Tercer Reich y el único de los altos mandos que sucumbió en un atentado. Fue Jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich y por lo tanto jefe de la Gestapo, KriPo y SD; Obergruppenführer de la SS y General de la Policía y Reichsprotektor del Protectorado de Bohemia-Moravia en Checoslovaquia (República Checa actualmente).

HHhH es un libro, que bajo pretexto de la Operación Antropoide, narra cómo un autor intenta contar una historia fiel en base a la realidad. Como podemos suponer: intentar no es lograr: las imprecisiones acompañadas por los adverbios quizás, probablemente, tal vez, entre otros abundan y a la vez enriquece el concepto de la obra, cada uno de esos adverbios están justificado a lo largo de las intervenciones del autor. Ejemplos de estos tan opuestos en importancia las hay como el color del carro de Heydrich (negro o verde, las únicas fuentes son el museo donde se rumorea que no es el original y las fotos de esa época)(1) y si hubo un tercero o  un cuarto hombre relacionado al atentado.laurent-binet

Por eso la exposición del autor es constante, pero diferenciándose con el omnipresente y omnisciente como tradicionalmente se presenta en una novela. Sino que explica por qué toma las decisiones que toma al contar la historia, por qué suprime datos y anécdotas y así construir los cimientos del concepto de la novela histórica. Es preciso señalar que Binet se describe como historiador amateur (2), por lo tanto es entendible tantas simpatías y emociones descritas en primera persona para que le crean cada línea que ha escrito, con excepción de los poquísimos diálogos.

Pero el libro reclama otro propósito. Uno puede juzgar equivocadamente mientras lee las pataletas de Binet cuando lee a sus colegas y se entiende que él trata de ser rígido con la historia, pero es la memoria del cual reniega tácitamente. Al final lo desprende: dar honor a las familias que al igual que Jan Kubiš, Jozef Gabčík, Josef Valčík y probablemente Adolf Opálka, se sacrificaron por su patria: los Moravec, los Fafek, los Ogoun, etc.heydrich

“Todo esto arroja un total de miles de personas que perecieron como consecuencia del atentado (…) Esto es más o menos lo que yo quería decir sobre esos hombres y esas mujeres de buena voluntad, y no quería olvidarme de decirlo, con toda mi torpeza, con toda mi inherente torpeza para los homenajes o las condolencias.” (3)

Para eso investigó y luchó en contra de cualquier intento de ficcionar la historia, para rendir a esos otros héroes de la guerra las cuales ya no se tiene recuerdo ni precisión.

Sería difícil decir que la narración de la ejecución de la Operación Antropoide es el mejor tramo del libro como lo dice Vargas Llosa:

“Las páginas que Binet dedica a narrar el atentado, lo que ocurre después, la cacería enloquecida de los autores por una jauría que asesina, tortura y deporta a miles de inocentes, son de una gran maestría literaria. El lenguaje limpio, transparente, que evita toda truculencia, que parece desaparecer detrás de lo que narra, ejerce una impresión hipnótica sobre el lector, quien se siente trasladado en el espacio y en el tiempo al lugar de los hechos narrados, deslizado literalmente en la intimidad incandescente de los dos jóvenes que esperan la llegada del coche descapotable de su víctima, los imprevistos de último minuto que alteran sus planes, el revólver que se encasquilla, la bomba que hace saltar solo parte del coche, la persecución por el chófer. Todos los pormenores tienen tanta fuerza persuasiva que quedan grabados de manera indeleble en la memoria del lector.” (4)

czechEs difícil porque hay toda una arboleda detrás que nos muestra cómo es Heydrich (su comportamiento, su accionar, sus virtudes) y cómo es la Resistencia Checoslovaca (su lucha insumisa desde dentro y fuera del terreno), el desemboque de ese cauce solo se consigue por la narración que lo precede.

A la larga HHhH logra meternos a la historia de una manera en que nos encarnamos checos o parte de esa gente anónima que ayudaba a los suyos, a una causa justa.


  • (1) En el libro Binet no logra descubrir el color y muchos años después sigue con la duda. La respuesta que da a Jerónimo Pimentel para El Comercio (2015), luego de la pregunta a quemarropa que le hace este, los sintetiza de mejor manera.
  • (2) Binet, L. (2015, Julio 29). Laurent Binet: “En mi novela HHhH no he inventado nada”. La República.
  • (3) Traducción de Adolfo García Ortega, 2011.
  • (4) Vargas Llosa, Mario (2011), El carnicero de Praga. El País.

Puedes comprar el libro HHhH de Laurent Binet aquí.

Become a Patron!

Tal vez te interesen estos artículos

Land of Mine, desconocida postguerra#guerra #oscars #LandOfMine

Posted by Scésar Gecé on Monday, February 27, 2017

hosting wordpress

Comments

comments

Publicado en Libros

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *