Saltar al contenido →

DEL ABUSO A LA CIMA

silvia_vasquez-lavado.jpg
Foto tomada de Wapa

En horas de la tarde nos entusiasmó una noticia: Silvia Vásquez-Lavado se convirtió en la primera peruana que alcanzó la cima del Everest. Sin embargo muy poco sabemos sobre su terrible historia a temprana edad. De 6 a 9 años sufrió de abuso sexual. El culpable, un conocido de sus padres, nunca fue condenado.

De niña era introvertida, callada, tímida e incluso sumisa, hasta que decidió hacer un cambio y se lo contó todo a sus padres. Luego ellos entendieron su deseo de emigrar. Y así lo hizo. En 1992 se fue a EEUU a estudiar en Millersville University of Pennsylvania Negocios Internacionales gracias a una beca Fulbright.

Trabajó en SKYY Spirits, Campari y en eBay donde supervisó la reestructuración de PayPal que luego se separó de eBay.

¿Pero de esto, en dónde sale el Everest?

Por el peso del trauma que dejaron los años de su infancia, a veces perdía la confianza en sí misma. Su madre la invitó al Perú una vez más con motivos de meditación y ahí “se me vino una visión de caminar entre montañas”, contaría. Luego llegó hasta el campamento base en el Everest en el 2005, pero no pudo escalarla, sin embargo sintió “una fortaleza capaz de hacerme olvidar el trauma y la vergüenza que traía conmigo”, confesaría después.

Pero su pasión y su entusiasmo para con el montañismo hicieron que escalara otros montes como el Kilimanjaro en Tanzania (setiembre, 2006), el Elbrús situado entre Rusia y Georgia (agosto, 2007), el Aconcagua de Argentina (2014) y el Kosciuszko, en Australia. Además de la pirámide de Carstens y, a fines del 2015, el macizo Vinson, en la Antártida. Pero cuenta que aún tiene un pendiente: el monte Denali en Alaska.

Mientras Silvia subía el Aconcagua y se olvidaba del pasado, pensaba en que si eso le hacía tanto bien, podría hacer bien a otras personas que tuvieron una historia similar a la de ella. Así que fundó Courageous Girls donde ayuda a mujeres que han sufrido abusos sexuales y que, en sus propias palabras, “levanten la mirada, que no callen y que estén siempre con la frente en alto”. Y se convirtió en toda una activista y así ha asegurado seguir haciéndolo junto a PayPal que se ha iniciado en el campo de trabajo comunitario.

Es así cómo con un grupo, el más abundante en subir el Everest, Silvia logró la cima, junto a personas iguales a ella. Junto a la adversidad. Junto al trauma y la vergüenza silenciadas.


Para más información:
  • La entrevista hecha por el periodista Julio César Talledo aquí
  • El artículo hecho por Mercedes Rodriguez aquí
  • Su canal de Youtube aquí

Become a Patron!

Comments

comments

Publicado en Misceláneos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *